Definición de API: ¿Qué es una API?

Mayo 22 del 2024

Una API, o interfaz de programación de aplicaciones, es un conjunto de reglas y protocolos que permite que diferentes software aplicaciones para comunicarse entre sí. Define los métodos y formatos de datos que las aplicaciones pueden utilizar para solicitar e intercambiar información.

¿Qué es la API?

¿Qué es una API?

Una API, o interfaz de programación de aplicaciones, es un conjunto estructurado de reglas y protocolos que permite que diferentes aplicaciones de software interactúen y se comuniquen entre sí. Sirve como intermediario, permitiendo que las aplicaciones soliciten e intercambien información sin problemas. Las API definen los métodos, parámetros y formatos de datos que las aplicaciones deben utilizar, asegurando una comunicación consistente y confiable.

Las API facilitan la integración de diversos sistemas, ya sea que operen en la misma máquina o en una red. Permiten que las aplicaciones accedan a funcionalidades y datos de otros servicios de software sin necesidad de comprender su funcionamiento interno. Esta abstracción promueve la modularidad y la reutilización, lo que permite a los desarrolladores construir sistemas complejos de manera más eficiente.

¿Cómo funciona una API?

Una API define un conjunto de reglas y protocolos sobre cómo deben interactuar las aplicaciones de software. Cuando una aplicación quiere acceder a la funcionalidad o a los datos de otra, envía una solicitud a la API, que procesa la solicitud y devuelve la respuesta adecuada.

A continuación se ofrece una descripción más detallada de cómo funciona este proceso:

  1. Solicitar iniciación. El proceso comienza cuando una aplicación (el cliente) necesita acceder a datos o funcionalidades de otra aplicación (el server). El cliente envía una solicitud API, que normalmente incluye un punto final Enlance, método (GET, POST, PUT, DELETE, etc.), encabezados y posiblemente una carga útil que contenga los datos.
  2. Procesando la solicitud. La API recibe la solicitud y la interpreta. Las API serverEl componente del lado procesa la solicitud interactuando con el sistema subyacente o base de datos para realizar la acción solicitada. Esto podría implicar consultar una base de datos, invocar una función o realizar cálculos.
  3. Generando una respuesta. Una vez procesada la solicitud, la API genera una respuesta. Esta respuesta incluye los datos solicitados o la confirmación de que se realizó la acción solicitada. La respuesta suele tener un formato estandarizado como JSON o XML.
  4. Enviando la respuesta. La API envía la respuesta al cliente. La aplicación cliente recibe la respuesta y la procesa según su propia lógica. Esto podría implicar mostrar los datos al usuario, actualizar su estado interno o realizar operaciones adicionales.
  5. Manejo de errores. Si algo sale mal durante las fases de solicitud o procesamiento, la API incluye mensajes de error en la respuesta. Esto permite que la aplicación cliente comprenda qué salió mal y tome las medidas adecuadas, como volver a intentar la solicitud o notificar al usuario.

Ejemplos de API

Las API son parte integral del desarrollo de software moderno y permiten que varias aplicaciones interactúen sin problemas. A continuación se muestran algunos ejemplos de API populares y cómo funcionan:

  • API de Google Maps. La API de Google Maps permite a los desarrolladores integrar Google Maps en sus sitios web o aplicaciones. Proporciona funcionalidades como mostrar mapas, agregar marcadores, calcular rutas y acceder a datos de geolocalización. Esta API se usa comúnmente en aplicaciones de viajes, sitios web de bienes raíces y servicios de entrega para mejorar experiencia de usuario (UX) con funciones detalladas de mapeo y navegación.
  • API X (Twitter). La API X (anteriormente Twitter) permite a los desarrolladores interactuar con la plataforma X, permitiéndoles publicar tweets, leer líneas de tiempo de los usuarios, seguir o dejar de seguir a usuarios y buscar tweets. Esta API es esencial para herramientas de administración de redes sociales, servicios de análisis y aplicaciones que requieren funcionalidades para compartir en redes sociales o participación del usuario.
  • API meteorológica (OpenWeatherMap). La API OpenWeatherMap proporciona acceso a datos meteorológicos actuales, pronósticos e información meteorológica histórica. Se utiliza ampliamente en aplicaciones móviles, sitios web y Dispositivos de IoT para proporcionar a los usuarios información meteorológica actualizada según su ubicación o criterios específicos.
  • API de rayas. La API de Stripe permite a las empresas gestionar pagos en línea integrando el procesamiento de pagos en sus sitios web o aplicaciones móviles. Admite una amplia gama de métodos de pago, incluidas tarjetas de crédito, transferencias bancarias y billeteras digitales. Esta API es crucial para las plataformas de comercio electrónico, los servicios de suscripción y cualquier aplicación que requiera un procesamiento de pagos seguro y eficiente.
  • API de YouTube. La API de YouTube permite a los desarrolladores insertar vídeos de YouTube, administrar listas de reproducción y recuperar estadísticas de vídeo dentro de sus aplicaciones. Es ampliamente utilizado en aplicaciones multimedia, sistemas de gestión de contenido (CMS)y cualquier plataforma que incorpore contenido de video para mejorar la participación y accesibilidad del usuario.
  • API gráfica de Facebook. La API de Facebook Graph proporciona acceso al gráfico social de Facebook, lo que permite a los desarrolladores leer y escribir datos en Facebook. Esto incluye acceder a perfiles de usuario, publicar actualizaciones, administrar anuncios y recuperar información. Es esencial para las herramientas de marketing de redes sociales, plataformas de análisis y aplicaciones que se integran con Facebook para el usuario. autenticación o compartir contenidos.

Tipos de API

Las API vienen en varios tipos, cada una diseñada para cumplir funciones específicas y facilitar diferentes tipos de interacciones entre aplicaciones de software. Comprender los tipos de API ayuda a seleccionar la adecuada para un caso de uso particular.

API abiertas (API públicas)

Las API abiertas, también conocidas como API públicas, están disponibles para desarrolladores externos y otros usuarios con restricciones mínimas. Su objetivo es que sean fácilmente accesibles para el público en general, permitiendo a los desarrolladores externos integrarse con los servicios ofrecidos por el proveedor de API. Las API abiertas se utilizan comúnmente para alentar a los desarrolladores externos a crear aplicaciones sobre la plataforma del proveedor, ampliando así el alcance y la funcionalidad del servicio original.

API de socios

Las API de socios son similares a las API abiertas, pero están destinadas a un grupo específico de desarrolladores o socios. El acceso a estas API normalmente se controla mediante un acuerdo de licencia o asociación. Las API de socios permiten a las empresas colaborar con partes externas seleccionadas, proporcionándoles los datos y servicios necesarios para mejorar sus propias ofertas. Este tipo de API se utiliza a menudo en escenarios B2B donde el acceso seguro y controlado es fundamental.

API internas (API privadas)

Las API internas están diseñadas para su uso dentro de una organización en particular. No están expuestos a usuarios externos y se utilizan para facilitar el intercambio de datos y la integración entre diferentes sistemas internos. Las API internas ayudan a agilizar los procesos de desarrollo, mejorar la eficiencia y garantizar la coherencia entre varios departamentos y servicios de la organización. Son cruciales para mantener la integridad y seguridad de las operaciones internas.

API compuestas

Las API compuestas permiten a los desarrolladores acceder a múltiples puntos finales en una sola llamada. Esto es particularmente útil en arquitecturas de microservicios, donde se puede utilizar una única interfaz para interactuar con varios servicios y información agregada. Las API compuestas mejoran el rendimiento al reducir la cantidad de solicitudes que deben realizarse, lo que agiliza los flujos de trabajo complejos. Son especialmente beneficiosos cuando se trata de procesos interdependientes que requieren datos de múltiples fuentes.

API REST

Las API REST (Transferencia de estado representacional) son un conjunto de reglas y restricciones para crear servicios web que sean fáciles de usar y escalables. Usan estándar HTTP métodos como GET, POST, PUT y DELETE para la comunicación y no tienen estado, lo que significa que cada solicitud de un cliente a un server debe contener toda la información necesaria para comprender y procesar la solicitud. Las API REST se utilizan ampliamente debido a su simplicidad, flexibilidad y capacidad para trabajar en la web.

API de SOAP

SOAP (Protocolo simple de acceso a objetos) Las API son un protocolo para el intercambio de información estructurada en la implementación de servicios web. Las API SOAP utilizan XML como formato de mensaje y se basan en un conjunto de reglas para la comunicación y la estructura del mensaje. Son conocidos por su solidez y a menudo se utilizan en aplicaciones de nivel empresarial donde la seguridad, la confiabilidad transaccional y el cumplimiento de ACID (atomicidad, consistencia, aislamiento y durabilidad) son críticos. Las API SOAP son más rígidas y complejas en comparación con las API REST, pero ofrecen funciones avanzadas como operaciones y manejo de errores integrados.

Protocolos API

Los protocolos API definen las reglas y convenciones sobre cómo se intercambian datos entre aplicaciones. Los diferentes protocolos se adaptan a diferentes tipos de interacciones y comprenderlos es crucial para implementar API efectivas. Estos son algunos de los protocolos API más utilizados:

REST (Transferencia de estado representacional)

Las API REST (Transferencia de estado representacional) son un conjunto de reglas y restricciones para crear servicios web escalables y fáciles de usar. Las API RESTful no tienen estado, lo que significa que cada solicitud de un cliente al server debe contener toda la información necesaria para comprender y procesar la solicitud. REST es conocido por su simplicidad y escalabilidad, lo que lo convierte en una opción popular para los servicios web.

SOAP (Protocolo simple de acceso a objetos)

JABÓN es un protocolo que utiliza XML para formatear mensajes y se basa en otros protocolos de capa de aplicación, como HTTP o SMTP, para la negociación y transmisión de mensajes. Proporciona un alto nivel de seguridad y confiabilidad transaccional, lo que lo hace adecuado para aplicaciones de nivel empresarial donde estas características son críticas. Las API SOAP se utilizan normalmente en entornos donde se requieren estándares estrictos y conjuntos de funciones extensos.

GraphQL

GraphQL es un lenguaje de consulta para API y un tiempo de ejecución para ejecutar esas consultas mediante el uso de un sistema de tipos que usted define para sus datos. Permite a los clientes solicitar exactamente los datos que necesitan, reduciendo la cantidad de datos transferidos a través de la red y mejorando el rendimiento. GraphQL es altamente flexible y eficiente, lo que lo hace ideal para aplicaciones de interacción de datos complejas y dinámicas.

gRPC (llamadas a procedimientos remotos de gRPC)

gRPC es un alto rendimiento, De código abierto marco desarrollado por Google. Utiliza HTTP/2 para el transporte, búferes de protocolo (protobufs) como lenguaje de descripción de la interfaz y proporciona funciones como autenticación, balanceo de carga, y más. Soporta múltiples lenguajes de programación y está diseñado para comunicaciones de alto rendimiento y baja latencia, lo que lo hace adecuado para arquitecturas de microservicios.

XML-RPC (llamada a procedimiento remoto XML)

XML-RPC es un protocolo que utiliza XML para codificar sus llamadas y HTTP como mecanismo de transporte. Permite que el software se ejecute en diferentes sistemas operativos y en diferentes entornos para realizar llamadas a trámites a través de internet. Si bien es más simple y liviano que SOAP, XML-RPC se usa con menos frecuencia hoy en día debido al auge de REST y otros protocolos modernos.

JSON-RPC

JSON-RPC es un llamada a procedimiento remoto (RPC) protocolo codificado en JSON. Está diseñado para ser simple y liviano, lo que permite una fácil integración y una sobrecarga mínima. JSON-RPC es ideal para escenarios donde se necesita un método de comunicación sencillo y sencillo, proporcionando una manera rápida y eficiente de realizar llamadas a métodos remotos.

Beneficios de la API

Las API ofrecen numerosos beneficios que mejoran la funcionalidad y eficiencia de las aplicaciones de software. Al permitir una integración y comunicación perfectas entre diferentes sistemas, las API desempeñan un papel fundamental en el desarrollo de software moderno. Estos son algunos de los beneficios clave del uso de API:

  • Integración mejorada. Las API facilitan la integración de diversos sistemas y aplicaciones, permitiéndoles trabajar juntos y compartir datos de manera eficiente. Esta interoperabilidad permite a los desarrolladores crear soluciones de software más potentes y coherentes.
  • Eficiencia mejorada. Las API permiten a los desarrolladores acceder y utilizar funciones y características predefinidas, lo que reduce la necesidad de crear estos componentes desde cero. Esto acelera el proceso de desarrollo, ahorra tiempo y minimiza la posibilidad de errores.
  • Escalabilidad Las API respaldan el desarrollo de aplicaciones escalables al permitir el diseño modular. Los desarrolladores pueden agregar nuevas funciones o servicios sin necesidad de revisar todo el sistema, lo que facilita la adaptación a los requisitos cambiantes y la ampliación de las capacidades según sea necesario.
  • Experiencia de usuario mejorada. Las API permiten que las aplicaciones ofrezcan experiencias de usuario más ricas e interactivas al integrarse con servicios externos. Por ejemplo, incorporando datos en tiempo real, funciones de redes sociales o autenticación de terceros mejoran la funcionalidad general y el atractivo de una aplicación.
  • Rentabilidad. La utilización de API permite a los desarrolladores aprovechar las tecnologías y servicios existentes, reduciendo los costos de desarrollo. En lugar de invertir tiempo y recursos en construir todo internamente, los desarrolladores pueden integrarse con API de terceros para lograr la funcionalidad deseada de manera más rentable.
  • Innovación y flexibilidad. Las API promueven la innovación al permitir a los desarrolladores experimentar con nuevas tecnologías y servicios. Ellos proporcionan el flexPosibilidad de elegir las mejores herramientas y plataformas para tareas específicas, fomentando un entorno de desarrollo más dinámico y receptivo.
  • Seguridad y control. Las API mejoran la seguridad al proporcionar acceso controlado a datos y servicios. Los desarrolladores pueden implementar mecanismos de autenticación y autorización para garantizar que solo los usuarios y aplicaciones autorizados puedan acceder a información confidencial, protegiendo contra el acceso no autorizado y violaciones de datos.
  • Comunicación consistente y confiable. Las API establecen protocolos de comunicación estandarizados, lo que garantiza un intercambio de datos consistente y confiable entre sistemas. Esta estandarización reduce la probabilidad de errores y discrepancias, promoviendo interacciones más fluidas y eficientes.

¿Cómo escribir una API?

Escribir una API implica varios pasos clave para garantizar que esté bien diseñada, sea funcional y fácil de usar. Aquí hay una guía sobre cómo escribir una API:

  1. Definir el propósito y los requisitos. Comience por definir claramente el propósito de su API y los requisitos específicos que debe cumplir. Comprenda las necesidades de sus usuarios objetivo y qué funcionalidades necesitarán. Esta fase de planificación inicial guiará su proceso de diseño e implementación.
  2. Diseñar la API. Diseñe su API describiendo los puntos finales, los métodos (GET, POST, PUT, DELETE) y las estructuras de datos. Utilice una convención de nomenclatura coherente e intuitiva para los puntos finales y asegúrese de que la API sea REST o siga otro estilo arquitectónico apropiado para su caso de uso. Cree documentación API detallada que describa cada punto final, las entradas y salidas esperadas y los detalles de autenticación necesarios.
  3. Elija las herramientas y marcos adecuados. Seleccione las herramientas y marcos adecuados para crear su API. Dependiendo del lenguaje de programación y la plataforma que esté utilizando, hay varios marcos disponibles, como Express para Node.js, Matraz para Python, o Spring Boot para Java. Estos marcos proporcionan funcionalidades integradas que simplifican el proceso de desarrollo.
  4. Implementar la API. Comience a codificar su API de acuerdo con las especificaciones de diseño. Implemente cada punto final, asegurándose de que maneje correctamente los métodos HTTP e interactúe con las fuentes de datos necesarias. Valide las entradas para evitar errores y garantizar la seguridad mediante la implementación de mecanismos de autenticación y autorización.
  5. Pruebe la API. Pruebe minuciosamente su API para asegurarse de que funcione como se esperaba. Escriba pruebas unitarias y pruebas de integración para verificar el comportamiento de cada punto final en diferentes escenarios. Utilice herramientas como Postman o Insomnia para probar manualmente la API, verificando las respuestas adecuadas y el manejo de errores.
  6. Documente la API. Cree documentación completa que sea fácil de entender. Incluya descripciones detalladas de cada punto final, ejemplos de solicitudes y respuestas, códigos de error y pautas de uso. Una buena documentación es fundamental para ayudar a los desarrolladores a comprender y utilizar eficazmente su API.
  7. Control de versiones. Implemente control de versiones para su API para administrar cambios y actualizaciones sin interrumpir a los usuarios existentes. Utilice números de versión en las URL de sus puntos finales (por ejemplo, /api/v1/resource) para indicar diferentes versiones de su API.
  8. Implementar y monitorear. Implemente su API en un entorno de alojamiento confiable. Asegúrese de que sea escalable y tenga recursos suficientes para manejar el tráfico esperado. Implemente monitoreo y registro para rastrear el uso, el rendimiento y cualquier problema potencial.
  9. Mantener y actualizar. Actualice periódicamente su API para corregir errores, agregar nuevas funciones y mejorar el rendimiento. Comunique cualquier cambio a sus usuarios a través de notas de la versión y documentación actualizada. Garantice la compatibilidad con versiones anteriores siempre que sea posible para minimizar las interrupciones para los usuarios existentes.

¿Cómo utilizar una API?

El uso de una API implica varios pasos, desde comprender la documentación de la API hasta realizar solicitudes y manejar respuestas. Aquí hay una guía detallada sobre cómo usar una API:

  1. Encuentre la API adecuada. Comience por identificar la API que se adapte a sus necesidades. Muchas API están disponibles públicamente para una variedad de servicios, como datos meteorológicos, procesamiento de pagos o integración de redes sociales.
  2. Lea la documentación. Lea detenidamente la documentación de la API proporcionada por el proveedor de la API. Esta documentación generalmente incluye detalles sobre los puntos finales disponibles, métodos de solicitud (GET, POST, PUT, DELETE), parámetros, métodos de autenticación y ejemplos de solicitudes y respuestas.
  3. Obtenga credenciales API. Muchas API requieren autenticación para acceder a sus servicios. Por lo general, deberá registrarse para obtener una clave o token API. Esta clave se utiliza para identificar su aplicación y otorgar acceso a la API.
  4. Configure su entorno de desarrollo. Elige un lenguaje de programación y configura tu entorno de desarrollo. Instale las bibliotecas necesarias o dependencias que le ayudará a interactuar con la API. Por ejemplo, puede utilizar bibliotecas como solicitudes en Python o axios in JavaScript.
  5. Realizar solicitudes de API. Utilice la información de la documentación para construir sus solicitudes de API. Aquí hay un ejemplo básico en Python usando el solicitudes biblioteca:
import requests url = "https://api.example.com/data" headers = { "Authorization": "Bearer YOUR_API_KEY", "Content-Type": "application/json" } response = requests.get(url, headers=headers) if response.status_code == 200: data = response.json() print(data) else: print(f"Error: {response.status_code}")

En este ejemplo, reemplace "https://api.example.com/data" con el punto final real al que desea acceder, y "TU_API_KEY" con tu actual Clave API.

  1. Manejar respuestas API. Procesar las respuestas recibidas de la API. Las respuestas suelen estar en formato JSON, que se puede analizar y utilizar dentro de su aplicación. Verifique los códigos de estado de respuesta para manejar los errores adecuadamente (por ejemplo, 200 para éxito, 404 para no encontrado, 500 para server errores).
  2. Implementar manejo de errores. Asegúrese de que su aplicación pueda manejar los errores correctamente. Esto incluye administrar errores de red, manejar formatos de respuesta inesperados y reintentar solicitudes cuando sea necesario.
  3. Pruebe su integración. Pruebe minuciosamente la integración de su API para asegurarse de que funcione como se esperaba. Utilice herramientas como Postman para probar sus solicitudes de API antes de implementarlas en su código. Esto ayuda a verificar la exactitud de sus solicitudes y respuestas.
  4. Monitorear el uso de API. Realice un seguimiento del uso de su API para evitar exceder los límites de velocidad o las cuotas impuestas por el proveedor de API. La supervisión le ayuda a mantenerse dentro de los límites de uso permitidos y a mantener el rendimiento y la confiabilidad de su aplicación.

¿Cómo probar una API?

Probar una API es un paso crucial para garantizar que funcione de forma correcta, eficiente y segura. Las pruebas de API implican validar la funcionalidad, confiabilidad, rendimiento y seguridad de la API. Estos son los pasos para probar eficazmente una API:

  1. Definir casos de prueba. Comience por identificar los diversos escenarios que deben probarse. Esto incluye probar diferentes puntos finales, métodos (GET, POST, PUT, DELETE), entradas de datos y salidas esperadas. Defina casos de prueba positivos (donde se espera que la API tenga éxito) y casos de prueba negativos (donde la API debería manejar los errores correctamente).
  2. Configure el entorno de prueba. Prepara la entorno de prueba, que incluye la configuración del API server, configurando las bases de datos necesarias y garantizando que todas las dependencias estén implementadas. Este entorno debe imitar fielmente el entorno de producción para identificar problemas potenciales que pueden surgir en el uso en el mundo real.
  3. Utilice herramientas de prueba. Utilice herramientas de prueba de API como Postman, SoapUI o Insomnia para administrar y automatizar el proceso de prueba. Estas herramientas le permiten crear, enviar y administrar solicitudes de API y brindan funciones para validar respuestas, manejar la autenticación y organizar casos de prueba.
  4. Prueba de funcionalidad. Realice pruebas funcionales para verificar que los puntos finales de la API funcionen como se esperaba. Esto implica enviar solicitudes con parámetros válidos y verificar que las respuestas coincidan con los resultados esperados. Verifique los códigos de estado adecuados, los datos correctos en la respuesta y el manejo adecuado de varios tipos de entrada.
  5. Validar datos. Asegúrese de que los datos devueltos por la API sean precisos y estén en el formato correcto. Esto incluye verificar las respuestas JSON o XML, verificar los tipos de datos y garantizar que cualquier transformación o cálculo realizado por la API sea correcto.
  6. Prueba de rendimiento. Realice pruebas de rendimiento para evaluar la capacidad de respuesta y la estabilidad de la API bajo diferentes cargas. Herramientas como JMeter o LoadRunner simulan múltiples usuarios simultáneos y miden los tiempos de respuesta, el rendimiento y la utilización de recursos.
  7. Verifique la seguridad. Realice pruebas de seguridad para garantizar que la API esté protegida contra vulnerabilidades comunes, como Inyecciones SQL, secuencias de comandos entre sitios (XSS) y acceso no autorizado. Validar que los mecanismos de autenticación y autorización estén funcionando correctamente y que los datos confidenciales sean cifrado y transmitida de forma segura.
  8. Maneje los errores con gracia. Pruebe cómo la API maneja entradas no válidas, parámetros faltantes y condiciones inesperadas. Asegúrese de que la API devuelva mensajes de error y códigos de estado adecuados y que no exponga información confidencial ni falle en condiciones erróneas.
  9. Automatizar las pruebas de regresión. Implemente pruebas de regresión automatizadas para validar continuamente la API a medida que evoluciona. Esto garantiza que los nuevos cambios no introduzcan errores ni interrumpan la funcionalidad existente. Herramientas de integración continua como Jenkins ayudar a automatizar estas pruebas e integrarlas en el flujo de trabajo de desarrollo.
  10. Documentar los resultados de las pruebas. Documente los resultados de sus pruebas, incluidos los problemas o errores encontrados. Proporcione información detallada sobre los pasos para reproducir problemas, los resultados esperados frente a los reales y cualquier recomendación para solucionarlos. Esta documentación ayuda a los desarrolladores a comprender y solucionar cualquier problema.

Anastasia
Spasojevic
Anastazija es una escritora de contenido experimentada con conocimiento y pasión por cloud informática, tecnología de la información y seguridad en línea. En phoenixNAP, se centra en responder preguntas candentes sobre cómo garantizar la solidez y seguridad de los datos para todos los participantes en el panorama digital.